?

Log in

Cosita Anterior | Cosita Siguiente


SHOKUZAI

Shokuzai (Expiación) - Japón, 2012.
Formato: Renzoku
Episodios: 5
Con: Koizumi Kyoko, Aoi Yu, Koike Eiko, Ando Sakura,
Ikewaki Chizuru

Los Dialogos: "No puedo comunicarme bien con la gente, pero, cuando pienso en el futuro solitario que me espera, no puedo evitar sentir pánico" - Otsuki Takahiro.
"Siento frío... ¿hacia donde debo ir ahora?, ¿cómo puedo seguir sin poder cambiar lo que pasó?... Emiri, dime, ¿todo lo que hice estubo equivocado?" - Asako-san (mamá de Emiri), al final de la última escena.

La Escena: Cuando las niñas encuentran a Emiri asesinada... la composición de dicha escena es, francamente, aturdidora y terrorífica, pero a la vez es inmensamente hermosa visualmente.

Lo más psyco: La música, en toda la serie, es perturbadora, sobre todo e live motif, es simple pero no deja de resonar en tu cabeza a través de la historia, y terminas identificándolo de inmediato... de hecho, terminas sintiendo angustia al escucharlo.

Viendo un nuevo dorama, obscuro e inpenetrable, exactamente como me siento yo ahora, acerca del asesinato de una niña de 9 años en el gimnasio de su escuela. Cuatro de sus amigas son testigos de su muerte pero ninguna de ellas recuerda con exactitud el rostro de su atacante ni nada que pueda ayudar a identificarlo y, consecuentemente, atraparlo.

Asako, la madre de Emiri, se siente vacía... o más bien, llena de dolor por la muerte de su hija (una muerte terriblemente violenta e injusta), pero tampoco puede ignorar el gran sentimiento de odio que siente por las amigas de Emiri, el no poder ayudar a atrapar al asesino hace que su locura interna, esa que no puedes controlar cuando te sientes sumamente culpable por algo y necesitas sacarle culpas a los demás para redimirte un poco.

Las cuatro niñas crecen con una tortura mental gracias a Asako, una culpa que las carcome y que no saben como enmendar ya que la madre de Emiri las condena a tener una expiación por el pecado de no poder ayudar a su hija muerta y a ella misma. Inconscientemente, las niñas buscan tener esa expiación a como de lugar... 15 años después la encuentran, cada una de manera diferente, de manera humillante y desgarradora, aunque al final de cuentas, liberadora pero Asako-san también descubrirá algo que la llevará al extremo de extremos, a ese punto donde ya nada vale la pena, donde uno se da cuenta de que todo ha sido en vano, de que la culpa mata, de que todo termina disolviéndose a tu alrededor, sin importar lo mucho que te esfuerces por mantenerlo en pie.

Escelente mini serie (5 episodios, solamente), las actuaciones impecables, la fotografía es alucinante igual que la música. La historia es contada con un guión extremadamente cuidadoso de no revelar de más pero a la vez, ir soltando dosis de la verdadera línea. La recomiendo muchisimo, pero sobre todo para verla en un momento en el que el espectador esté atravezando por un proceso de aceptar culpas o de intentar expiar culpas.

Tags: